Problemas con la excitación

¡Hola! ¿qué tal?, espero estéis teniendo una excelente semana. Continuando con el tema que abrimos la semana pasada acerca de los trastornos de la mujer y derivado del bajo deseo sexual, hablaremos en el día de hoy de un subtema que tiene que ver directamente con los trastornos de la excitación.

El trastorno de la excitación sexual en la mujer se define como: la incapacidad de forma persistente o recurrente para obtener o mantener una respuesta de lubricación en la fase de excitación y hasta que termine la actividad sexual.

Los sexólogos lo clasificamos en tres formas:

Cuando hay una ausencia o una muy notable disminución de la excitación sexual, así como del placer con cualquier tipo de estimulación sexual, a pesar de que sí haya lubricación en los genitales y además otros signos fisiológicos propios de un proceso que demuestra excitación. He aquí el porqué no es del todo significativo que la pareja o con quien se esté teniendo contacto sexual introduzca los dedos en la vagina y por sentirla húmeda e incluso dilatada crea que ella está excitada o lista para penetrarse o que esté disfrutando. Puede suceder que exista una ausencia de excitación o no la suficiente. Por consiguiente, a ese trastorno se le clasifica como un trastorno subjetivo de la excitación.

Nos referimos al trastorno de excitación sexual genital cuando hay una ausencia o un deterioro de la excitabilidad con respecto a los genitales. Puede observarse una lubricación genital mínima, inclusive que los genitales se congestionan levemente, también puede ser que la sensibilidad ante las caricias en la zona de la vulva se encuentra disminuida, por lo tanto, la excitación o la sensación subjetiva de excitación será ante estímulos no genitales.

Como tercera situación tenemos el trastorno combinado de la excitación subjetiva y genital, aquí nos enfrentamos a una ausencia o una disminución profunda en la excitación sexual, así como a percibir placer, también habrá una ausencia de la congestión genital y también de la lubricación, al igual que a cualquier tipo de estimulación tanto genital como en otra zona.

Este tipo de trastornos lo podemos observar en diferentes momentos de la vida en las mujeres, algunos casos pueden ser de toda la vida o bien aquellos que se adquieren por alguna situación en particular o un efecto situacional.

A veces no se diagnostica esto en primera instancia, puesto que este trastorno va directamente relacionado con la falta de deseo, es decir, esta es la verdadera manifestación clínica inicial que sienten las mujeres. Obviamente, cuando lo pensamos así, si una mujer no tiene placer ni se siente excitada, no encuentra ningún motivo por el cual llevar a cabo un acto sexual, en pocas palabras no le aporta.

Os voy a poner algunos ejemplos de situaciones puntuales en las que esta situación acontece. Los cambios hormonales en las mujeres, esto puede ocurrir inclusive en el transcurso de un solo ciclo menstrual, habrá mujeres que verdaderamente existen días en los que no tienen absolutamente nada de deseo; sin embargo, hablando de periodos más prolongados de tiempo nos enfocamos directamente en el periodo de embarazo debido a que durante los trimestres de gestación puede haber diferentes cambios que repercuten en la excitación.

El otro periodo muy marcado en la vida de las mujeres en el que sucede es el posparto, aquí a diferencia de otros momentos de la vida puede irse complicando con la situación ambiental y psicológica, generando un problema permanente, es decir que lleva una continuidad en el tiempo y es muy difícil de recuperar. En el momento del posparto inicialmente todo comienza con cambios físicos a nivel de la lubricación, derivado de los cambios hormonales para la lactancia y de que el cuerpo no es apto para la vida sexual, puesto que la función reproductiva está en hibernación, por así decirlo. Sin embargo, recordemos que el deseo sexual se alimenta de las prácticas, por lo tanto, entre más se vaya desconectando de la sexualidad, más nos vamos alejando de la misma. En el puerperio la mujer necesita otro tipo de estímulos y un cambio importante en la sexualidad después de tener un bebé. Por supuesto el papá también, pero muchas veces se espera a que la sexualidad regrese a ser como antes y esto no pasa, poco a poco la mujer empieza a desconectar máximas de su propio deseo y empieza a navegar algunas veces en el deseo de la pareja, es decir el sexo se convierte en algo solo para complacerle a él. En otros casos simplemente van dejando cada vez más de lado la vida sexual y comienzan a distanciarse, sin haber comunicación sobre ello y sin solucionar dicho trastorno de excitación para que la mujer vuelva a sentir deseo, esto se irá complicando cada vez más.

onSwingers Gret de Lou - Problemas con la excitación

La menopausia es ese otro momento de la vida en las mujeres en el que existen muchos trastornos a nivel fisiológico que dificultan la excitación, aunado a todos los aspectos cognitivos que implica dicha etapa. Por supuesto, los aspectos socioculturales acompañan a ambas etapas, la maternidad culturalmente es vista como un momento en el que la mujer se abandona para el cuidado de sus hijos, y deja de proveer autocuidado para sí misma y puede sentirse mal en enfocarse en su propio placer. En el caso de la menopausia, aunque merece un artículo especial, sabemos que no solamente hay una menor lubricación, sino que anímicamente pueden tener sentimientos encontrados en cuanto a su propia erótica y vivirlo como un duelo.

Evidentemente, también hay casos donde este trastorno de excitabilidad es subjetivo, refiriéndome a que pueden excitarse con unas parejas, y con otras no. Habrá mujeres que solamente se excitan en los periodos de enamoramiento y de conquista, después esto cambia y necesitan un nuevo estímulo. Es por ello que este trastorno suele ser poco común en nuestro mundillo, al menos refiriéndome a los casos que no tienen que ver con una situación fisiológica y orgánica, puesto que parte de lo que nos gusta en el mundo liberal es el estímulo constante que reaviva la llama de la pasión y el deseo.

En la consulta hacemos una valoración amplia mediante entrevista y cuestionarios, lo cual nos ayuda a llegar a la raíz del tema que lo está ocasionando, nunca descartamos las analíticas, puesto que es importante valorar los niveles de estrógenos, progesterona, etc.

El tratamiento dependerá de los resultados de todas las valoraciones anteriores; sin embargo, entre más pronto se aborden estos temas es mucho mejor, puesto que el deterioro personal así como la afectación de la pareja va aumentando día con día, esto por supuesto influye en la relación así como en problemas de pareja.

¡Esto es todo por ahora! Seguimos la semana que viene. Pero antes de despedirme, os recuerdo que podéis revisionar los directos en los que hablamos de los artículos publicados en el Instagram de onSwingers, o en el canal de Youtube. 

https://www.instagram.com/onswingers_of/

https://www.youtube.com/channel/UCm9mcgEQbxA89Ll3Vmy7NmA

¡Que tengáis una feliz semana!

Deja un comentario (1)

Falta de deseo sexual en la mujer

Muy feliz semana a todos por aquí, continuando con los temas de salud sexual comenzamos a hablar ahora de las disfunciones que atañen a las mujeres, aunque como ya lo hemos visto en los artículos anteriores finalmente estas disfunciones acaban por afectar ambas partes de la pareja, sin embargo comenzaré por enumerar las causas más frecuentes de la consulta el sexo femenino.

  1. Deseo sexual hipoactivo en la mujer
  2. Trastornos de la excitación
  3. Aversión al sexo
  4. Disfunción orgásmica
  5. Vaginismo

Deseo sexual hipoactivo

Existen libros completos escritos acerca del deseo sexual, en las mujeres es de las causas más frecuentes de consulta, por lo menos en el mundo vertical. Pero en mi experiencia, lo más triste de este tipo de consulta es que la mujer no suele buscar ayuda por sí misma debido a la falta de deseo, en realidad comienza a buscar ayuda por la pareja, ya sea heterosexual u homosexual. Busca ayuda ya que se siente mal de no poder satisfacer las necesidades de su pareja, de aquí se deriva el temor a que le deje y le cambie por otra, o bien ya lo ha hecho. Precisamente son los casos en los que en lugar de buscar ayuda, abrir la comunicación en pareja y acudir a un especialista sucede lo que comúnmente se dice: «Me han puesto los cuernos» y no precisamente a lo «Hotwife», ya que la parte masculina comentará que ella ya no quiere, ya no le desea, él se siente rechazado, y encuentra consuelo en otro lugar. También suelen mencionar que ya les han propuesto buscar ayuda y ellas ya se encuentran totalmente alejadas y desinteresadas de la parte sexual, eso también es una realidad. Muchas veces, sucede a tal grado que, cuando ellos les plantean su necesidad sexual, ellas se encuentran ya tan desconectadas de su propia erótica y con un deseo prácticamente nulo, que acuerdan abrir la relación de forma unilateral para que él pueda satisfacer esa necesidad sexual y continuar juntos como pareja. Sin embargo, existen muchas alternativas en el camino con la adecuada ayuda sexológica, las mujeres pueden continuar disfrutando de una adecuada salud sexual sin creer que todo está perdido.

La pérdida del deseo o disminución tiene muchísimas vertientes, agentes causales muy diversos, en terapia trabajamos con cuestionarios bastante minuciosos y amplios para poder identificar la raíz del problema y el tipo de deseo que tiene la persona. El deseo sexual se da por diversos factores y depende de estímulos externos e internos, como los neurotransmisores cerebrales, las hormonas y muchos otros tipos de factores que influyen en la estimulación cerebral.

Es por eso que muchas personas incursionan en el mundo liberal por la estimulación constante. Muchos de los que pertenecemos a este mundillo encontramos un estímulo diverso, que a su vez con respecto a los Swingers también Reestimula el deseo en pareja, ya os escribiré otro artículo específicamente hablando de la evolución del deseo que resulta superinteresante para las relaciones no monógamas.

Sabemos de sobra que la vida de las mujeres se rige a través de las hormonas y pueden ser muy fluctuantes durante un mismo mes. Yo trabajo constantemente con grupos de mujeres para su propio reconocimiento, autoconocimiento para ver qué tipo de deseo tienen a lo largo de un mismo mes, su forma de disfrutar, su erótica, cómo su placer puede depender de la testosterona disponible en ciertos días, de los estrógenos y, a veces, solamente hace falta identificar cuál es el tipo de sexualidad que le viene bien durante cierto tiempo antes, durante y después de la menstruación, por ejemplo. La menopausia es otro tema que influye infinitamente que merece un artículo por separado, lo mismo que el periodo de gestación y de posparto.

Por supuesto que todos conocemos el deseo romántico que se da al inicio de la relaciones, sin embargo, el deseo debe ir cambiando y evolucionando. Después del nacimiento de los hijos el deseo es algo que se puede perder por completo y es cuando muchas mujeres no lo recuperan y hay un distanciamiento importante en la pareja.

Existen técnicas infinitas para trabajar en la terapia dependiendo de la situación y del área que haya que solucionar. Ccierto es que el tema del deseo también tiene mucho que ver con la relación de pareja, en sexología no es algo que se deba tratar ni se pueda tratar por separado, en particular en las mujeres, pero sin descartar también a los hombres. Cuando hay problemas en la relación siempre se verá afectado el deseo, por lo que probablemente muchas veces tenemos que solucionar los problemas que hay en la pareja para después enfocarnos a los temas de deseo.

Hay muchos factores psicológicos que también pueden influir en los problemas de deseo, como depresión y ansiedad, pasar por una etapa de duelo, la llegada de un bebé como ya he mencionado, cambios importantes a nivel laboral o familiar. A su vez, hay muchos fármacos que inhiben el deseo, precisamente los antidepresivos.

Vamos enumerando los factores que pueden influir en el deseo:

  1. Problemas de pareja así cómo desajustes en la dinámica familiar.
  2. Disfunciones sexuales previas.
  3. Desmotivación sin ninguna otra causa aparente (que el paciente no puede nombrar fácilmente, pero tendremos que indagar de una forma más profunda durante la terapia).
  4. Trastornos del estado de ánimo
  5. Trastornos hormonales o procesos naturales de los ciclos femeninos
  6. Medicamentos que tengan como reacción secundaria o adversa la disminución del deseo.
  7. Enfermedades crónicas.
  8. Entre los otros factores en mi experiencia se encuentra con bastante frecuencia el deseo suprimido o que se intenta reprimir de prácticas de eróticas alternativas o Kink, así como el temor a aceptar que sienten curiosidad por ciertas fantasías o quisieran desarrollar esas prácticas, pero consideran que puede ser algo malo.

Por supuesto también la monotonía y el aburrimiento van haciendo esta situación cada vez más crónica, las mujeres suelen buscar mucho más desarrollo en la sexualidad y en la erótica, para quedar satisfechas y plenas, al no conseguirse esto se puede ir convirtiendo en un factor crónico de desinterés.

onSwingers Gret de Lou - Falta de deseo sexual en la mujer

Afección en la pareja

Hay bastante afección en la pareja, pues puede pensar que su mujer demanda cosas que no puede darle, que ya no le gusta, quizá que le engaña o que tiene más interés por otras cosas, por los hijos, etc. sin dedicarle nada de atención.

Comenzará a reprocharle la falta de interés y puede verse mermada también la autoestima. Al principio llamará la atención por la falta de intimidad y de sexo, después comenzará a quejarse un poco más, pero al percibir que ella lo hace prácticamente por obligación y sin disfrutar, y que cada vez comienzan a alejarse más, puesto que ella comenzará a poner más pretextos, dará pie a la frialdad y el distanciamiento e inclusive una reacción de castigo en donde él empiece a buscar por fuera esa atención y satisfacción que no tiene en casa, en donde también incluso el hombre busca reafirmar su «hombría». Otros casos comienzan a dudar si quieren continuar en la relación o no.

Dentro de los tratamientos, por supuesto, dependerá de todas las causas que he mencionado anteriormente. Por supuesto que habrá casos en los que se pueda requerir de un apoyo de medicación, únicamente cuando existe una falla a nivel orgánico y siempre acompañado de la adecuada terapia sexológica y de pareja. Sin embargo, lo que resulta de mayor efectividad son todas las técnicas derivadas del análisis y diagnóstico correcto. En terapia se trabaja con mucha información sexual, ejercicios para potenciar la sexualidad en pareja, se proporcionan habilidades de comunicación, con los temas de fantasías sexuales de diversas formas. Cabe mencionar, que resulta de vital importancia trabajar los temas de deseo de forma individual y con la pareja antes de abrir una relación o de involucrar a más personas, si no resultará contra contraproducente. El incorporar las eróticas alternativas de una forma adecuada va a potenciar el deseo, la satisfacción individual y en pareja, solo si se hace en la forma correcta en los tiempos adecuados.

Seguiremos la semana que viene con los trastornos de la excitación.

¡Feliz semana!
Besos
Gret de Lou

Deja un comentario (11)

Disfunciones sexuales masculinas - Segunda Parte

Muy buen día a todos los que participáis de este blog, como prometí la semana anterior, aquí viene la segunda entrega de las disfunciones sexuales masculinas.

Eyaculación retardada

 Dicho padecimiento se relaciona con las disfunciones que tienen que ver con los trastornos del orgasmo masculino. Sabemos que puede haber eyaculaciones sin orgasmo, lo mismo que sensaciones orgásmicas sin eyaculación, existen muchas de estas técnicas desarrolladas ampliamente con el Tantra, sin embargo, en este momento nos referimos a cuando esto comienza a ocasionar incomodidad e insatisfacción y, por lo tanto, no se está disfrutando.

En sexología, como especialistas, nos enfocamos a prestar atención en el disfrute y en el placer. Entendamos que hasta cierto punto podemos restar importancia a la falta de líquido en la eyaculación si hay presencia de orgasmo, pero como debemos prestar atención a todos los ámbitos de la salud, sabemos que la sexualidad también tiene una función de reproducción, por lo tanto, las relaciones sexuales con fines reproductivos no serían posibles al haber una ausencia de líquido seminal.

 Pero ¿Qué es la eyaculación retardada?

onSwingers Gret de Lou - Disfunciones sexuales masculinas - Segunda Parte

 Masters y Johnson la definen como la inhibición del reflejo eyaculador. En este tipo de síndrome, podemos observar que lo que se encuentra bloqueado es el reflejo eyaculatorio de forma selectiva, mientras tanto la erección se encuentra intacta. Estos pacientes responden al erotismo y a estímulos sexuales, manteniendo una erección firme; sin embargo, aunque presenten el deseo y muchas veces un deseo urgente de eyacular para llegar a la fase de relajación orgásmica, les resulta imposible. Por más que haya una estimulación suficiente tanto mental como mecánica para disparar el reflejo de la eyaculación, no sucede.

 Es importante poder diferenciar si nos enfrentamos a un caso de Aneyaculación (ausencia de líquido) con la presencia de sensación orgásmica sin expulsar el líquido, o bien se habla de un orgasmo masculino inhibido.

 También se debe llevar a cabo el diagnóstico diferencial con una situación de eyaculación retrógrada, que es el caso en el cual la persona percibe la sensación orgásmica pero no expulsa el líquido seminal porque pasa directamente a la vejiga urinaria, en donde se mezcla con la orina. Dicha sensación hasta cierto punto también puede resultar en una mezcla de placer al mismo tiempo que una sensación frustrante o extraña.

 La clasificación referente a la respuesta eyaculatoria afectada quedaría de la siguiente forma:

 1.      Aneyaculación: cuando la alteración se diagnostica en la fase de emisión de líquido seminal.

2.      Ellayaculación retrógrada: cuando se diagnostica que el líquido seminal no es expulsado sino que regresa a la uretra.

3.      Astenica: cuando la afección se encuentra en la fase de expulsión de la eyaculación

  Asimismo, existen muchos tipos de eyaculación retardada, pueden ser en el coito, con estimulación oral, con estimulación manual de la pareja, mediante la masturbación, lo mismo con los trastornos de Aneyaculación.

Desde las investigaciones de Masters y Johnson se hablaba de una prevalencia bastante baja en sus estudios; sin embargo, en la actualidad, nos hemos percatado de que hay un aumento considerable.

 El origen de este problema puede tener múltiples factores, y por supuesto en ellos se encuentran presentes alteraciones orgánicas y fisiológicas, entre estas pudiera ser la obstrucción de la vía seminal o que estas mismas vías hayan perdido o disminuido su motilidad (movimiento). Estas situaciones se pueden relacionar con la ingesta de diferentes fármacos, drogas, algunos padecimientos metabólicos, pero también se puede relacionar con lesiones medulares. Las hormonas sabemos que siempre juegan un papel muy importante, así que cualquier trastorno a nivel endocrino puede afectar. Por último tenemos lo que se conoce como las causas iatrogénicas y esto es alguna complicación con alguna cirugía en la que se haya dañado la anatomía que tiene que ver con la respuesta eyaculatoria.

 Una vez descartado todo lo que tiene que ver con una cuestión anatómico-fisiológica pasamos a las causas y etiologías psicológicas, las cuales, como ya hemos visto en artículos anteriores, son las que se presentan la mayoría de las veces. Diversos autores dentro de la sexología nos han hablado de los principales agentes causales en cada tipo de problema; sin embargo, esto puede ir desde personas que no se dejan ir totalmente, padecen ansiedad, personas que manifiestan sentimientos de agresividad ante su pareja, trastornos con el deseo sexual, problemas de inseguridad, visión o percepción negativa hacia el sexo… Estos trastornos pueden venir desde traumas de la infancia, también se ha relacionado con trastornos obsesivo-compulsivos, trastornos relacionados con el apego y una mala educación sexual desde la infancia y/o adolescencia. Resulta bastante común que a los niños se les haya dicho que tocarse, o que el sexo, es malo, esto queda registrado a nivel cerebral, aunque no se tenga presente el resto de la vida adolescente y adulta, por lo tanto, aparecerá siempre que quieran obtener placer ese sentimiento de culpa que inhibirá el reflejo orgásmico. Así como este ejemplo, hay muchos trastornos encriptados en la mente.

 Así como los otros problemas de los que hemos ido hablando, al ir pasando el tiempo evolucionan de forma más negativa. Es importante recurrir a un especialista cuando suceden los primeros eventos, ya que conforme se va repitiendo empieza a causar mayor frustración, seguido de ansiedad, lo que va agregando factores que empeoran la situación. Por supuesto, se alargan más los periodos, habrá más estrés, mayor sensación de frustración, comenzarán a evitar las relaciones sexuales, así como disminución de deseo por el mismo bloqueo mental. Evidentemente, en caso de tener pareja, comenzará a agravarse cada vez más la situación, asimismo la pareja en cuestión percibe que hay un problema en el que «No le pone lo suficiente a su pareja» o no le estimula de la manera adecuada. Puede presentar también problemas de inseguridad, así como sospechas de que le engaña con otro o con otra, intentarán métodos de seducción diversos que al verse fallidos irán empeorando más la situación de ambas partes. 

Los tratamientos sexológicos son diversos y existe la terapia a nivel individual para tratar todo lo que tiene que ver con esa parte, más las tareas prácticas diversas que se explican en la consulta.

 Impotencia o disfunción eréctil

Hemos llegado al padecimiento, podría decirse más conocido a través de los tiempos, con mayor prevalencia a nivel mundial y de las principales causas de consulta. Finalmente, además, es de las causas que más preocupan a quienes lo padecen, por eso suele ocupar el primer lugar de consulta a nivel masculino.

 El origen de esta disfunción tiene que ver, como las otras, con factores físicos y psicológicos. En su mayoría priman los factores psicológicos; sin embargo, cuando la etiología es por un factor orgánico, inmediatamente se complica con el factor psicológico de manera muy significativa. De hecho, de aquí la importancia que cuando algún paciente se trata a nivel orgánico, el problema deba llevarse a la par con su respectivo apoyo psicológico o la situación no va a remitir.

 La erección ocurre mediante reflejos vasculares en las que los senos cavernosos del pene se llenan de sangre para mantenerlo firme y erecto. Esto puede impedirse por algún problema fisiológico-anatómico, pero esta función se puede ver bloqueada cuando el hombre presenta ansiedad. Existirán algunos casos en los que simplemente no se puede tener una erección desde el principio y otros en los que hay erección por la excitación, pero se pierde al poco tiempo (cuando dicen se me baja). En algunos casos no tienen ningún problema con mantener la erección durante la masturbación en soledad y/o asistida; sin embargo, en el momento del coito la pierden. Otros casos están relacionados con sexo oral, otros se van a relacionar con situaciones inimaginables, por lo tanto, el análisis personal es muy importante para encontrar el punto y la situación por la cual se origina.

 Todo esto puede tener que ver con la puesta en escena del acto sexual. Hay hombres que solamente pueden mantener una erección si la mujer es dominante, en el caso de que a él le toque dominar la situación puede verse totalmente inhibida, en otros casos puede suceder totalmente lo contrario, otras personas podrán depender de los escenarios, situaciones, vestimenta entre muchas otras circunstancias.

 Existen casos de disfunción eréctil situacional, de hecho es una de las causas más frecuentes en consulta de los hombres que se desarrollan en el mundo Swinger/liberal. Suele suceder que con su pareja no tienen absolutamente ningún problema; sin embargo, en el momento de interactuar en un local liberal o de quedar con otra u otras personas, les resulta imposible tener la erección o bien la pierden al poco tiempo. Dicha situación comienza a presentarse más incómoda cada vez, pues saben que el entorno y la situación les estimula, es decir, con la parte del deseo o el estímulo inicial no hay ningún problema, sin embargo, cada vez aumenta el temor a que se repita la pérdida de la erección lo cual sucederá de forma subsecuente y consecutiva por el reflejo condicionado a la respuesta negativa que empeora cada vez.

 En los casos que se aborda en la consulta sexológica a tiempo se soluciona de una forma muy rápida y eficaz. Sin embargo, cuanto más va pasando el tiempo, es una complicación importante y que lleva más tiempo trabajar, puesto que cada intento fallido va mermando la seguridad del hombre, empieza a crear más y más trastornos psicológicos, de autoestima, incluso de cierto enojo o rechazo hacia la pareja porque «ella si lo pasa bien». Al final ella deja de pasarlo bien y también se siente culpable de que su pareja no esté disfrutando. Todo comienza a ser un círculo de problemas que de una actividad que podría haberse disfrutado y potenciado la sexualidad en pareja comienza a ir en detrimento, no solo hace falta hacer ajustes en los acuerdos, sino que hay que mirar con lupa en donde se encuentra el problema para comenzar a abordarlo directamente.

Como ya hemos mencionado, esto es uno de los trastornos en el que existen muchas más causas orgánicas y fisiológicas que pueden interferir, como pudiera ser el consumo de alcohol, de tabaco, de drogas y medicación. Por supuesto, a nivel fisiológico puede derivarse de otros problemas como la diabetes, trastornos vasculares, hormonales u otros que dificulten la erección.

 A nivel psicológico habrá factores inmediatos: 

  • La ansiedad de ejecución en la que generalmente se encuentran las situaciones del mundo liberal.
  • Acontecimientos traumáticos recientes vitales: Aquí también se pueden encontrar casos puntuales de personas del mundo liberal, pero que van agravando con el tiempo.
  • La vulnerabilidad que se desarrolla en el momento de la infancia o de la adolescencia. Este es de los trastornos también más frecuentes, aunque en el mundillo específicamente lo encontramos de una forma menos común, ya que no serán casos puntuales en la situación de encontrarse compartiendo con participantes adicionales a la pareja. Sin embargo, cuando buscamos en profundidad, algunas veces encontramos algunos mensajes encriptados desde la infancia.

 El tratamiento, o más bien el proceso durante la consulta sexológica, es semejante a los anteriores. Mediante un proceso de evaluación, de entrevista profunda, podemos identificar el tipo de disfunción al que nos enfrentamos. Por supuesto, el tratamiento en los casos que tienen que ver con una disfunción fisiológica puede requerir medicación, sin embargo, no se puede dejar de lado también el acompañamiento a nivel psicológico. Por otra parte, no olvidaremos que la pareja en el caso de tenerla se encuentra también afectada, el tratamiento será para ambos, aunque algunas consultas se llevan a cabo de forma individual y otras en terapia de pareja. Además de lo que se trabaja en la consulta, existen distintos modelos de tratamiento para llevar a cabo en casa y supervisados en sesiones subsecuentes por pasos para ir valorando los avances.

 Recordemos que el no tratar los problemas a tiempo será directamente proporcional al añadido de complicaciones y tiempo que tardará después en resolverse el problema.

 Nos leemos en la próxima semana en la siguiente edición.

Besos, 

Gret de Lou

Deja un comentario (5)

Disfunciones sexuales masculinas - Primera Parte

Hola muy buenos días, espero estéis pasando unas felices vacaciones. Como lo prometido es deuda, hoy hablaremos de los problemas en la sexualidad masculina, con esto particularmente me refiero al género, puesto que atañe a todas las personas que tienen pene.

La adecuada función sexual en el hombre representa una parte muy importante de su masculinidad, durante años dicho condicionamiento se ha relacionado con el poder, con la hombría, con ese deber de proporcionar placer, sobre todo por parte de sus miembros viriles potentes. Esta creencia cultural a través de los tiempos nos sigue causando muchos problemas, puesto que si consideran que no están lo suficientemente favorecidos (con un pene que consideren lo suficientemente perfecto), se pueden considerar desafortunados mermando la autoestima de los varones.

El porno causa demasiado daño y contribuye a todo tipo de disfunciones sexuales. Hemos de considerar que la pornografía es ciencia ficción e influye mentalmente en los tiempos de eyaculación, el tamaño del pene, así como temas de erección. Dicho esto, el mundo del porno es lo que más ha dañado la mente, sobre todo masculina. Lamentablemente, la educación sexual se ha dictado a través del porno, es un tema muy amplio a discutir, del cual no estoy en contra, pero que tiene muchos aspectos negativos.

Os dejo por aquí algunas reflexiones, ya que todos habéis visto porno, pensad: ¿cómo son los penes de todos los actores porno? Si os gusta el arte y recientemente habéis ido a museos, y si no, os invito a daros un paseo, aunque sea por Internet, al museo del Prado y a observar esculturas griegas. Ni siquiera el mismo Adonis, entre otros dioses griegos, tiene un pene de lo que algunos consideráis un mediano calibre. Aunque el artículo no va sobre el tamaño del pene, sí que podemos observar que un dios griego o algún otro personaje común y corriente esté rodeado de musas, diosas, haciéndose caricias y no vemos una erección monumental. El arte está mucho más apegado a la realidad que la ciencia ficción del sexo: «El Porno».

Comencemos, pues, a hablar de las principales disfunciones sexuales en el varón:

 •   Deseo sexual hipoactivo

•   Eyaculación precoz

•   Eyaculación retardada

•   Impotencia o disfunción de la erección

Con respecto al deseo sexual hipoactivo, es un trastorno que se cree poco frecuente, se adjudica mucho más a las mujeres. Existen numerosas bromas acerca de que el hombre «siempre tiene ganas», lo que lleva también una carga importante para el varón, al considerarse esto como una generalidad y como lo supuestamente normal. El hombre que no lo sienta pensará que no es lo suficientemente hombre o bien que hay algo malo en él y, por el contrario, a la mujer la pintan como que le da pereza, le duele la cabeza, no tiene ganas. Precisamente es un tema bastante común en el mundo vertical y en nuestro mundillo, las mujeres por lo general tienen un alto grado de deseo, ya lo revisaremos puntualmente cuando toque hablar de los trastornos en la mujer.

Sin embargo, tenemos que aprender a diferenciar entre la falta de deseo y excitación sexual. Algunos sexólogos refieren que para el tratamiento no debiéramos tener en cuenta en el deseo sexual hipoactivo si es hombre o bien si se es mujer. Existe otra corriente de sexólogos que tienen en consideración otros factores que pueden influir más en las mujeres y otros más en los hombres, debemos considerar que aunque no todos somos iguales, existen caracteres sexuales primarios y secundarios que marcan diferencias importantes entre el deseo sexual masculino y femenino.

onSwingers Gret de Lou - Discfunciones Sexuales Masculinas

Dicho trastorno tendrá que ver con el tipo de deseo que tenga la persona, todo esto se diagnostica mediante cuestionarios y entrevistas. Es verdad que la incidencia del deseo sexual hipoactivo en el hombre ha ido en aumento, aunque ha sido menos estudiado que el de la mujer. Con una consulta personalizada y adecuada no tendría por qué haber dificultades en el diagnóstico ni en el tratamiento. A nivel orgánico, es común que después de los 40 años el deseo comience a disminuir por el tema de las hormonas sexuales. Sin embargo, como siempre hemos dicho, también la mentalidad y la parte psicológica es lo que más importa en la mayoría de los casos. Hay que revisar los factores ambientales, la etiología, la diferenciación de la fase en la que se encuentra el problema y de ahí se establece un plan de tratamiento personalizado y con la pareja en caso de tenerla.

En cuanto a la eyaculación precoz, suele conocerse como el trastorno más frecuente masculino, se presenta en todos los niveles socioeconómicos y en diferentes situaciones. La eyaculación precoz se encuentra también sobrediagnosticada.

Una de las definiciones más comunes que encontramos es que es la condición en la que el hombre es incapaz de ejercer el control voluntario sobre su reflejo eyaculador, con el resultado de que una vez que está excitado sexualmente alcanza con mucha rapidez el orgasmo o la eyaculación.

Existen distintos criterios para poder diagnosticarla, los márgenes oscilan entre uno a siete minutos, esto antes de que tenga lugar la eyaculación y una vez producida la penetración, aunque habrá otros autores que refieren el criterio de acuerdo al número de empujes o movimientos de flotación una vez que se introduce. Estos autores establecen un mínimo de entre 8 a 15 empujes, personalmente me parece nada agradable y bastante estresante que les pongan a contar los minutos y o los empujes, son condiciones que favorecen mucho más el estrés y la preocupación.

Existen diferentes tipos y formas de eyaculación precoz, el diagnóstico se hará mediante cuestionarios y entrevistas como lo hemos mencionado, de esta manera podremos identificar su evolución, como es la respuesta de la pareja con quien se está relacionando o bien las parejas, puesto que esto también influye a nivel psicológico y marcará la respuesta al futuro. Al hacer una evaluación detallada nos vamos dando cuenta de cuál es la intensidad con la que sucede, la situación en la que se desencadena, cómo va evolucionando y cuál es la tendencia, si el paciente emplea algún tipo de estrategia de autocontrol (si las conoce y practica), el nivel de autoconocimiento permitiéndonos identificar cuál es la percepción que tiene de su control.

Mejor descrito en el CIE como: La incapacidad de controlar la aparición de la eyaculación durante el tiempo necesario para que ambos participantes disfruten de la relación sexual. Aunque existen diferentes definiciones, sin embargo, cada situación es distinta y es difícil que el Internet o algunas corrientes de autores nos puedan dar una respuesta, mucho menos tratándose de relaciones no monógamas, es por ello que cuando vivimos inmersos en un mundo liberal o de no monogamia es importante consultar a especialistas que también lo sean dentro del mundillo, de lo contrario muchos culpabilizaran este estilo de vida relacionándolo con los trastornos. En otros casos, no saben o no tienen suficiente experiencia en el manejo. Habrá que revisar cada situación en particular debido a que hay detalles en los que podemos encontrar la respuesta. No en todas las situaciones se presenta, hay muchos casos dentro del mundillo en el que con sus parejas no tienen ningún problema de la función sexual, sin embargo, en algún local, al compartir con otras parejas sucede. Por eso es que el diagnóstico es lo principal para posteriormente poder comenzar a proponer alternativas de tratamiento.

A todo esto sabemos que el acto sexual y erótico no termina en el momento que el hombre eyacula. La mujer puede seguir obteniendo placer, él puede continuar jugando con ella; sin embargo, como bien lo dice la última definición ambos tienen que disfrutar, y en este caso por más que se siguiera promoviendo el juego con la parte femenina, muy probablemente esto ya originó angustia e incomodidad en el hombre. Lamentablemente, para muchas parejas el acto sexual termina cuando el hombre ha eyaculado, sobre todo en el mundo vertical. Pero por supuesto, a un hombre que le sucede dentro del mundo liberal puede resultar sumamente incómodo.

Como podéis ver, es una situación que además del tratamiento individual, se verá también afectada en el caso de la pareja, y no solamente se ve afectada, sino que la forma en la que la pareja responda o actúe también va a seguir retroalimentando el problema. De igual forma, día a día este trastorno va generando más ansiedad en la parte masculina, comienza a centrarse más en su angustia, en el estrés de eyacular, lo cual le va imposibilitando cada vez más en disfrutar con su pareja y poner atención en el placer de ella (o él en caso de relacionarse con hombres). El efecto en la pareja comienza a sentirse rechazada, a veces enfadada, otras veces con sentimiento de culpa.

Para tratarlo nos enfocamos en el buen diagnóstico, en mejorar las condiciones, los estímulos, encaminándonos a optimizar la respuesta sexual. Para casos particulares y muy específicos existe medicación relacionada con otro tipo de trastornos a nivel fisiológico. Son los mínimos, pero puede haber algún trastorno urológico y neurológico, puede formar parte de algún signo de enfermedad más grave, aunque son casos muy aislados. Por supuesto, la medicación por sí sola no ayuda, no resultará efectiva si no está acompañada de la respectiva terapia sexológica.

El tratamiento sexológico en pareja es muy importante, Masters y Johnson así como Kaplan,  establecieron modelos de tratamiento que actualmente resultan muy conocidos, aunque estos modelos surgen en los 70 y tienen sus limitaciones. Hoy en día los sexólogos utilizamos parte de dichos protocolos, ya sea que algunos sexólogos los utilizan de una manera más purista y otros los combinemos con otras técnicas también más novedosas, que implican autoconocimiento personal, autoerotización así como otras técnicas de autoconocimiento y desarrollo personal y sexual.

Nos leemos la semana próxima con la segunda parte de los trastornos sexuales masculinos.

Besos

Gret de Lou

Deja un comentario (3)

Disfunciones sexuales individuales

Muy feliz semana a todos,

espero que en estos días de desconexión de verano podáis disfrutar de buena fiesta y las lecturas de nuestro blog. Esta semana voy a continuar con la serie de los artículos acerca de la salud sexual, así como de los trastornos en la sexualidad. 

Comenzaremos a hablar entonces acerca de las patologías de la función sexual, hace unos días hablábamos de que a cualquier alteración en la función sexual se le denomina patología.

Los sexólogos que trabajamos en la corriente sexpositivismo, aprendemos a diferenciar todo lo que potencia la sexualidad de una manera positiva, aunque aparentemente esté «fuera de la norma». En otros artículos he expuesto que no me gusta utilizar este nombre, puesto que la norma es algo relativo. Sin embargo, la amplitud de la sexualidad Kink (mejor conocido en español como eróticas alternativas) son todas aquellas que mal llevadas o desde un punto de vista patológico se encuentran registradas en el DSM-5 (Diagnostic and Statistical Disorders) publicada en 2013 por La asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA). Está asociación funge como una importante autoridad y recoge los diagnósticos psiquiátricos. Los profesionales de la salud podemos leer sus recomendaciones que, sin embargo, no son una ley sino una guía. Más actualizado y para mi gusto mucho más apegado a la actualidad está la CIE-11 guía de clasificación de la OMS, esta última entró en vigor este año.

Tampoco es tan fácil como apegarnos a estos libros para poder hacer un diagnóstico y decir quién tiene una patología o un trastorno parafílico. Esto va mucho más allá en cuanto al análisis de la personalidad del paciente, historias clínicas, cuestionarios y otros métodos de diagnóstico, así como de evaluación. En estos manuales se encuentran comprendidas todas esas patologías de la función sexual, incluidas la pedofilia, la zoofilia, los fetichismos, somatofilia, Gerontofilia, necrofilia, coprofilia, urofilia, pornofilia, transexualfilia, los trastornos de sadismo sexual, masoquismo, exhibicionismo, voyeurismo, trasvestismo, asfixiofilia, entre muchas otras. Por supuesto que también se analizan situaciones como las relaciones monógamas que, como ya hemos hablado en otros artículos, pueden existir situaciones insanas, sin embargo, ya comentaremos acerca de ello cuando toque hablar de los trastornos en pareja.

onSwingers Gret de Lou - Disfunciones sexuales individuales

Parte del diagnóstico diferencial que se encuentra muy bien descrito en los manuales, lo que va a marcar la gran diferencia entre un trastorno y una erótica alternativa será el consentimiento de todas las personas involucradas, así como el disfrute de las mismas, también la diversidad de maneras de obtener placer y no que sea una única situación y /o estímulo.

Todo lo que acabo de mencionar con anterioridad parece para algunas personas vergonzoso y aberrante. Lo que quiero decir es que para nosotros los sexólogos no existe absolutamente nada que se ponga en tela de juicio. Aunque existan verdades que se exponen algunas veces en los artículos y que a muchas personas no les agradan, cuando una persona asiste a consulta jamás es juzgada, ni discriminada, nunca se revelan secretos profesionales. La única finalidad es ayudar al paciente /cliente a vivir una sexualidad sana, que le genere placer y contribuya por supuesto a su estado integral de salud sin dañar y pasar por encima de los derechos de ninguna otra de las personas que se encuentran vinculadas o qué estén a su alrededor participando de una forma activa o pasiva.

La mayoría de los trastornos que mencioné como ejemplo anteriormente son aquellas patologías que se clasifican como un problema en el estímulo sexual, como lo he dicho en el primer artículo, los problemas no solamente se encuentran en la parte del estímulo, otras veces se encuentran en la fase de la respuesta sexual y no en la situación del estímulo.

Sabemos que la fase de deseo y de excitación es una de las principales, aunque todas las fases de la respuesta sexual humana son importantes, estas se encuentran en la fase inicial, entonces es por ello una parte muy importante reconocer en donde se encuentra el problema. También hasta dónde es un problema y hasta dónde no. A veces es muy simple y solamente requiere algunas sesiones de asesoramiento sexológico. Imaginemos que el problema de una persona se encuentra en pensar que los fetichismos son malos, bastará con explicar algunas situaciones de los fetichismos, analizar a fondo como se siente la persona y proponer situaciones en las que se pueda llevar a cabo con o sin pareja, etc. Lo mismo sucede con alguien exhibicionista, aunque ya hemos publicado un artículo de esto, no es lo mismo quién es capaz de desarrollar el exhibicionismo erótico sin afectar a nadie, o quien precisamente lo que le excita es sorprender a otras personas sin su consentimiento. El individuo, por más que crea que es su forma de vivir su propia sexualidad y es totalmente válida, se encuentra en el error, puesto que está invadiendo la línea de privacidad, intimidad y consentimiento de terceras personas. Aun así, esto no se pone en tela de juicio, sino que se brinda ayuda a las personas para que puedan no solamente superar estas situaciones, sino vivir de una forma saludable y satisfactoria su sexualidad.

Los sexólogos hacemos amplio uso de las fantasías, sé que la mayoría de las personas que estáis en esta red sois bastante imaginativos y que además soléis llevar a la realidad vuestras fantasías. Pero somos conscientes de que la mayoría de la gente ahí afuera necesita mucha ayuda para no sentirse mal, satanizar estos pensamientos y pensar que es lo que quieren dejar en el mundo de las fantasías y qué es lo que quieren llevar al plano de la realidad, por supuesto con el pleno consentimiento de todas las personas involucradas.

Definitivamente, cuando hablamos de terapia individual es porqué la persona, ya sea varón o mujer no tiene pareja. Esto no quiere decir que en todas las situaciones el manejo y las consultas deban ser siempre en pareja, pero siempre que hay un problema en una de las partes de la relación, por consiguiente se generará en la otra, habrá sesiones en las que se debe trabajar con uno, otras con el otro y otras sesiones en común. 

Precisamente muchas de las filias (amor o atracción o afición por algo o alguien) que mencioné al principio y que no necesariamente son trastornos parafílicos, son cuestiones que cuesta mucho trabajo mencionar o abrirse con la pareja. Sin embargo, en la consulta sexológica se puede contribuir a abordarlo de la mejor manera durante las sesiones y hacer un planteamiento en donde la pareja comprenda esta situación como algo que va a potenciar la sexualidad. Algo de lo que si no desea ser partícipe, puede llegar a negociaciones en las que la otra parte de la pareja pueda disfrutar de forma individual, pero con consentimiento de una parte de su Erótica que no puede satisfacer con la pareja formal que ha elegido. Siempre hay alternativas, solamente debemos encontrar las formas y los caminos adecuados.

Continuamos la próxima semana hablando de las patologías y trastornos sexuales en el varón.

¡Feliz semana!

Besos 

Gret de Lou

Deja un comentario
https://es.onswingers.com https://cdn.onswingers.net http://es.onswingers.com/blog/1 https://es.onswingers.com/portada 1 https://es.onswingers.com/ajax-log-error https://es.onswingers.com/ajax-info-dinamica https://es.onswingers.com/ajax-enviar-mensaje https://es.onswingers.com/ajax-enviar-solicitud https://es.onswingers.com/ajax-eliminar-amistad https://es.onswingers.com/ajax-aceptar-solicitud https://es.onswingers.com/ajax-haz-ping https://es.onswingers.com/buscar 9ec7fcf896513e232b30 Buscar por nombre o ciudad Mensaje del sistema Ocurrió un error Procesando... No sois compatibles Poco compatibles Sois compatibles Sois muy compatibles No es activo Es poco activo Es activo Es muy activo Este usuario no quiere ser contactado por perfies como el tuyo. Ya sois amigos Eliminar amistad Solicitud enviada... Añadir como amigo Aceptar solicitud espera a que acepte tu solicitud de amistad hace dentro de un momento un minuto %d minutos una hora %d horas un día %d días un mes %d meses un año %d años Ocurrió un error inesperado. Inténtalo más tarde. Actualmente onSwingers está disponible sólo en español. alert

Mensaje del sistema